Torre de Son Armadans

Son Armadans, barrio residencial y turístico de Palma, situado entre el torrente de Sant Magí, el bosque de Bellver y el barrio de El Terreno, recibe el nombre de la antigua posesión de la cual todavía se conserva la torre (dicha también del Almirante), probablemente construida por encargo del Sr. Joan Ot Armadans. La parcelación fue impulsada por el Sr. Lluís Fàbregas Gelabert y después por el Sr. Joan March Ordinas.

Posesión de Son Armadans. Al fondo se aprecia el campanario de la iglesia de Sta. Teresita.

El 1935 se inició la construcción de la iglesia de Santa Teresita del Niño Jesús, que inauguró el Obispo Miralles el 1938. Inicialmente el solar, cedido por la Sra. Eleonor Servera de March, estaba situado alrededor de la plaza Churruca. Después los administradores de la Sra. March ofrecieron doblar la capacidad del solar si la iglesia se situaba en la calle Almirante Bonifaz. Los nuevos terrenos presentaban una mayor dificultad para su construcción, pero se aceptó la propuesta por el hecho de incrementar significativamente su extensión.
De este modo las barriadas de Santa Catalina y El Terreno, separadas por campos de almendros, quedaron unidas.

Edificio parroquial e iglesia

Hoja Parroquial donde se anuncia la benedicción de la nueva escuela.

A lo largo del verano de 1960 fue cuando el Sr. Rector D. Dionís Sastre Alonso sugirió la idea de un colegio parroquial al Sr Obispo D. Jesús Enciso Viana, sugerencia que este aprobó de inmediato. Y de este modo un laborioso y discreto que hacer llevó a inaugurar oficialmente el 28 de septiembre de 1961 con 24 alumnos el Colegio Parroquial de Santa Maria. Pensaba D. Dionís que además de dar un gran servicio a numerosas familias, constituia un medio eficaz para establecer un cordial y asiduo contacto de la parroquia con las familias de la feligresía.

En la cocina del local parroquial, entonces ya era monaguillo de la Parroquia, D. Antoni Font Monserrat, ayudado por su madre Margalida, empezó el comedor escolar con 12 alumnos. Como cosa curiosa hay que apuntar que los anuncios, convocatorias de reuniones, comienzo y final de curso se anunciaban a la Hoja Parroquial que daban los domingos a la Parroquia de Santa Teresita.

Transporte Escolar

Entrada C/ Almirall Bonifaz

El primer transporte escolar era un taxi que cada día recogía los alumnos que venían de Génova y los acompañaba a la escuela.

El edificio primitivo, casa parroquial, quedó pequeño y anticuado a las nuevas necesidades. Así en el curso 66-67, después de haber adquirido el solar vecindario el 1962, se construyó un nuevo y moderno edificio y un campo de deportes. El edificio que se construyó constaba de tres plantas y un patio cubierto (porche de las columnas).

En este curso y en el siguiente funcionaron las clases de parvulario (con dos secciones de jardín de infancia, para niños de hasta 4 años), Preparatorias Inferior y Superior, Ingreso y Bachillerato Elemental.

Cimientos del edificio
(patio cubierto de las columnas)

 

Proyecto inicial de un patio cubierto y 3 pisos

Pensaba D. Dionís que era posible erigir una sección filial en Son Armadans. El 25 de Febrero de 1968 el Diario de Mallorca publicaba que en el B.O.E. de día 12 había una noticia de singular interés para los vecinos de Son Espanyolet, Son Dureta, Genova, Son Armadans, El Terreno, Son Alegre y Son Cotoner. Según el  B.O.E. quedaba aprobada la creación y funcionamiento de la “Sección Filial núm. 3 del Instituto Ramon llull”, Sección titulada “ Colegio Santa María”, junto a la iglesia Parroquial y a poca distancia del extenso grupo de viviendas sindicales de Son Dureta.

En el orden administrativo y académico las secciones filiales estaban integradas en los “Institutos de Enseñanza Media” donde los alumnos tenían el tratamiento de oficiales. No eran centros de enseñanza gratuita. Los alumnos tenían que satisfacer una cuota mensual, aunque modesta. Se beneficiaban en todos los casos del 50% de bonificación en las tasas oficiales de matrícula establecida por el MEC. La labor de las Secciones Filiales no acababa en el alumnado, se proyectaba sobre la barriada en que estaba enclavada, sobrepasando el que es estrictamente docente, para abrirse a una intensa acción social, cultural, moral y religiosa, de verdadero apostolado, en el ámbito local en que estos nuevos centros se establecían. El Estado garantizaba la enseñanza, poniendo al frente de cada uno de estos centros un catedrático o profesor numerario de instituto, que representaba al Ministerio, en nuestro caso D. Miquel Ferrer Flórez, catedrático de la Escuela de Comercio, ostentó el cargo el curso 69-70. Al pasar a ser Filial de Instituto se empezó a impartir además del Bachillerato Elemental, el Superior.

Página del Diario de Mallorca, 25 de Febrero de 1968, donde se anuncia la publicación de la Sección Filial en el B.O.E. Se puede apreciar una curiosidad en la foto del periódico, el edificio todavía no tenía el 4º piso. En el año 1973 se ampliaría una planta más.

Vista del chalet que adquirió el colegio en los años 60.

Alumnos que entran a les instalaciones de «Las Adoratrices» C/ Joan Miró. (Al fondo se puede ver la C/ Marqués de la Cenia).

Parvulario y Jardín de Infancia.

El año 1973, como Obispo de Mallorca D. Teodor Úbeda Gramage y de Rector de Santa Tereseta D. Gabriel Lliteras Miralles, se impartía Parvulario, E.G.B. y B.U.P. Con el nuevo plan de ensenyanza se necesitaban más aulas y se construyó una nueva planta. Mientras duraron las obras alquilaron la escuela de las Adoratrices (actual Mercadona) que había cerrado. Allá se trasladaron provisionalmente parvulario, 1º y 2º de EGB.

El Colegio Santa María tuvo que absorber una parte de las alumnas de las Adoratrices aumentando el número de alumnos considerablemente ( había una clase de 2º de EGB con 52 alumnos). El hecho que entraran más niñas fue muy positivo puesto que hacía pocos años que la escuela era mixta y casi no había niñas.

Al principio la cocina y comedor estaban ubicados en el primer piso (actual Laboratorio de Química y Biblioteca). Al hacer la obra del cuarto piso pasaron al chalet (actual edificio de secretaría) y después ya pasaron al edificio parroquial donde están actualmente.

Esta situación se mantiene hasta la década de los años 80, en que la nueva legislación LODE establece el actual régimen de Conciertos Educativos. Con esta nueva ley las Filial pasan a ser Centros Adscritos.

Preparando la adaptación de las instalaciones a la nueva ley LOGSE con D. Gabriel Lliteras se hicieron más aulas, de cada dos se hicieron tres. Así la escuela estaba preparada para hacer E. Infantil, Primaria y ESO.

 

Las nuevas exigencias y especializaciones hicieron que las escuelas del Obispado de Mallorca pasaran a ser dirigidas por un gerente nombrado por el Sr. Obispo. Así, a partir del año 1993 y hasta el año 2016, D. Antonio Ribot Rosselló ejerció como tal en el Colegio Santa María. Para no perder el Bachillerato LOGSE, fue necesaria una nueva ampliación de las instalaciones, derrocaron el chalet y construyeron en 1997 un nuevo edificio de 800 metros cuadrados para albergar Educación Infantil, primer Ciclo de Primaria, un gimnasio subterráneo, un patio de Ed. Infantil en la azotea, despachos de Dirección, Secretaría y Sala de Profesores. Este nuevo edificio fue inaugurado por el Sr. Teodor Úbeda el 30 de octubre de 1998. Desde entonces se imparte Ed. Infantil, Ed. Primaria, E.S.O. y Bachillerato en las modalidades de Humanidades y Ciencias Sociales y Ciencias de la Naturaleza y de la Salud (de 3 a 18 años). D. Antonio Ribot Rosselló fue relevado en el cargo el año 2017 por D. Bartomeu Martínez Oliver. Con la nueva Fundación de los colegios Diocesanos de Mallorca, en el año 2019, el nuevo director de Centro és D. Bartomeu Adrover Queglas hasta el día de hoy.

Todas las etapas tienen concierto total, excepto el Bachillerato que lo tiene singular.

Hoy somos unos 500 alumnos y 40 profesores.

Vista de las instalacions y edificios al principio de los 2000.